El termino «nose-to-tail» traducido al castellano «de la nariz al rabo» es un termino que puso de moda Fergus Henderson en su libro The whole best: Nose to tail eating (2004). El recibimiento del libro por el sector gastronómico fue muy positivo, apareciendo otros movimientos como el Slow Food para unirse y luchar contra el desperdicio alimentario.

Y es que se desperdicia 1300 millones de toneladas al año de alimentos según la FAO.

Beneficios del Nose-to-tail

Nose-to-tail utiliza todo el animal en la cocina. Todos los elementos comestibles (no tóxicos) de cualquier animal pueden ser cocinados y consumidos por:
– Todos los órganos son deliciosos
– Así se promueve la cultura del mayor aprovechamiento de los alimentos.

Comerse cualquier parte de un animal, de la nariz a la cola, pasando por el corazón, la sangre, la piel, los cartílagos y hasta la parte interna de los huesos (tuétano),es disfrutable e incluso responsable.

La sustentabilidad ambiental. Existe en la población preocupación y alarma sobre los efectos que la crianza de animales en plantas de producción puede traer a nuestro ecosistema, así como las consideraciones éticas con respecto a las especies mismas.

Apoyo la cocina ética. Al consumir todo hasta el último trozo del animal, expresas máximo respeto hacia él y su vida. No se trata solamente de no desperdiciar los recursos. Es también una expresión de respeto hacia el animal que acaba en nuestro plato.

03. Sustentabilidad. No es algo que sólo deba preocupar a los chefs y cocineros. En casa es algo que todos deberíamos de practicar. Para ayudar, podemos empezar por comprar en mercados orgánicos y probar nuevos cortes y partes del animal, tal vez te lleves una buena sorpresa.